Tejidos especiales para tapar la luz solar en una piso de Madrid

La primavera y el verano son épocas donde la utilización del textil en las ventanas puede ser una necesidad. Las cortinas a parte de decorar pueden regular la entrada de luz solar. Puede ser el caso de que no tengamos persianas en alguna estancia de la casa. O sencillamente tenemos una cristalera muy amplia y queremos con un simple movimiento, en algunos momentos centrales del día, bajar la intensidad de la luz.

Te explicamos las diferentes opciones que hay en el mercado para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Los tejidos oscurantes han experimentado una evolución total en los últimos años. Seguro que recuerdas la típica cortina de hotel plastificado sin un tacto agradable. Eso pasó a la historia. La industria textil ha renovado sus colecciones. Y nos presenta una serie de textiles que te sorprenderá por textura, colorido y apariencia.

¿En qué consiste un tejido oscurante? Es una técnica especial que lleva la cara vista y el forro del mismo textil. Con un entramado de hilos negros internos que permiten la oscuridad de la estancia. El acabado es sorprendente con una caída muy bonita.

El tejido además es ignifugo por lo que está preparado para que le de la luz de manera directa sin dañarse. Son materiales libres de sintéticos de aspecto muy ligero. Alejado de los cortinajes pesados de antaño.

Además  con la ventaja de ser lavables, pudiendo hacer una limpieza como cualquier cortina del resto de la casa.

Se pueden confeccionar junto con un visillo. En ese caso lo más decorativo es que el tejido más ligero quede pegado al cristal y el tejido de cortina por delante. Haciendo una función decorativa.

La gama de tonos es muy amplia. Desde los colores suaves tendencia como el piedra, el gris , los crudos y blanco rotos. Hasta las gamas más atrevidas, el rosa palo, los azules o el verde aguamarina. Podemos hacer combinaciones con los colores de el mobiliario o la ropa de cama.

Si quieres un toque original, contamos con la cortina en dos tonos. Consiste en elegir para la parte alta un color claro y los bajos en un color contraste. Empalmando las dos mitades. Una proporción acertada si tenemos una altura de techo a suelo de 2.60 metros por ejemplo, es una porción de color de 70 centímetros.

En cuanto a la instalación, siempre que se pueda utilizaremos rieles y colocados en el techo. Estos pueden ser con cuerda si no queremos tocar el textil para desplazarlos. O pueden ser manuales, funcionando como una barra. Así podemos abrir la cortina muy bien y de manera independiente la parte izquierda y la derecha.

Si ponemos barras el efecto es más decorativo, pero hay una mayor filtración de luz. Por la parte alta queda una distancia sin tela y no podemos confeccionar laterales que permiten cerrar visualmente el hueco.

La segunda solución será utilizar tejidos técnicos. Son PVC plastificados completamente opacos. Puedes ser confeccionados como estor enrollable. O como un panel japonés con el número de vías que necesitemos.

La elección de uno u otro sistema vendrá condicionado por el tipo de desplazamiento que necesitamos. Si es una ventana con un radiador debajo el estor enrollable es más práctico. La pérdida  de espacio es menor al poderlo poner corto. Si por el contario es una puerta, el panel japonés  permite un desplazamiento hacia los lados mucho más cómodo.

En cualquiera de los dos casos hay diferentes muestrarios con texturas mates ó satinadas  con brillo. Si además quieres un material, libre de PVC, contamos con un muestrario ecológico:. la serie Islandia opaca e ignifugo C1.

La tercera opción es un sistema que vaya en el propio cristal. En ese caso tenemos dos soluciones.

La primera en una cortina veneciana plisada que van entre cristales. Anclada en el junquillo del aluminio. La cortina permite abrirse tanto por la parte alta y baja con doble movimiento.

La segunda en un estor micro con cajón y gruías. Con este sistema no hay fisuras de luz. La habitación o salón  queda completamente opaca cuando se baja como si fuera una persiana. Este sistema es más estanco que el de la veneciana entre cristales. El desplazamiento en este caso en con una cadenita en uno de los lados que permite subirla y bajarla a la altura que queramos.

Estos dos sistemas van incorporados en la propia ventana. Y son adecuados por ventanas abatibles. Si además tenemos oscilo batiente podemos abrirlo sin que la cortina se venza. No se puede poner en ventanas correderas.

Llámanos ahora, escríbenos un whatsapp ó mándanos un mensaje con tu teléfono y nos pondremos en contacto contigo. https://cortinassanmar.es/contacto/. Estudiaremos la estancia que tienes que vestir y te daremos la mejor solución a la ventana respetando tus gustos y el estilo que vas buscando. Nos desplazamos por toda la comunidad de Madrid y norte de Toledo

Port Relacionados

Deja un comentario

¿Quieres que te llamemos GRATIS?



×